Consejos para usar una mascarilla si tienes problemas respiratorios

Independientemente de sus posibles problemas respiratorios, hay algunos consejos y trucos para elegir una mascarilla y para usarla y que ayude a minimizar los problemas con los que se encuentre.

Primero, considera elegir una máscara hecha de tela o de un material más respirable que tu máscara facial estándar. Muchas de estas máscaras están hechas de materiales pesados y restringen la respiración a través de pequeñas aberturas con filtros, lo que hace más difícil obtener el alto volumen de flujo de aire que necesitas. Hay docenas de diseños diferentes de máscaras en la actualidad, desde máscaras de tela de alta calidad hasta equipos de grado médico, así que elige algo que sea transpirable, cómodo y que funcione mejor para tu situación.

Selección de una máscara facial

A continuación, si usamos las mascarillas tiene un filtro que puede reemplazar, asegúrese de reemplazarlo a menudo. Los filtros, cuando hacen su trabajo, atrapan las partículas en el filtro en lugar de dejarlas pasar a tus pulmones.

Desafortunadamente, los filtros no dejan pasar esa partícula cuando exhalas, por lo que permanece atrapada en el filtro. Eso significa que con el tiempo, el filtro se atascará, y su capacidad de pasar el aire será cada vez peor.

La vida útil típica de un filtro depende del material del filtro y del uso. Una mascarilla que se utiliza en un entorno polvoriento tendrá que ser reemplazada casi a diario (o incluso con más frecuencia), pero la persona promedio que usa una mascarilla para ir al supermercado no tendrá que reemplazarla casi tan a menudo. Si nota que tiene dificultades para respirar a través de la mascarilla cuando antes no las tenía, cambie el filtro.

Por supuesto, también deberías minimizar la cantidad de tiempo que te ves obligado a usar la mascarilla. En este momento, esto significa limitar la frecuencia con la que está en público. Si es posible, utilizar un servicio de entrega o pedirle a un amigo que vaya de compras por ti es probablemente una buena idea.

Como se mencionó anteriormente, para las personas con problemas respiratorios que no sean alergias, no es necesario que uses una máscara cada vez que salgas de la casa. Sólo necesitas una máscara cuando vas a estar cerca de personas que no están regularmente contigo. Por ejemplo, si conduce solo o con un compañero de cuarto a la tienda, no necesitará ponerse una mascarilla hasta que esté en la tienda.

Asimismo, los paseos cortos por el vecindario no deberían requerir una máscara a menos que vivas en una zona donde las calles y las aceras estén típicamente llenas de gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *