9 consejos para estudiar con éxito en la Escuela de Enfermería

El trabajo de la escuela de enfermería puede ser increíblemente abrumador. Aquí hay 9 consejos para ayudarte a estudiar con éxito en la escuela de enfermería.

1. Organízate

Durante la primera semana del semestre, tómate un tiempo para organizar tu calendario escolar con las fechas importantes. Esto te ayudará a mantenerte al tanto de tus tareas cada semana y asegurarte de que nunca te sorprenda una tarea o un examen que no sabías que debías hacer. Hacer esto también te ayudará a planificar los cursos enfermería cuándo tienes que empezar a estudiar para cada examen.

2. Toma notas detalladas en clase

Toma siempre notas detalladas cuando estés en clase. No puedo enfatizar esto lo suficiente. A menudo los profesores hacen hincapié en los temas que se tratarán en el examen, así que escucha con atención. Si tu profesor te ha proporcionado las diapositivas de PowerPoint antes de la clase, piensa en ellas como un esquema para el examen. Tu trabajo consiste en completar los detalles a medida que el profesor va hablando.

Consejo: Si tienes un mal día, tal vez estés cansado o no te sientas bien, graba la clase y luego escúchala en otro momento.

3. Hazte un hueco para estudiar cada día

Es importante sacar tiempo para estudiar todos los días. Establece un tiempo específico para estudiar cada día y cúmplelo. Atrasarse en una clase en la escuela de enfermería puede ser un desastre. El material de la clase puede convertirse rápidamente en algo abrumador si lo dejas para más tarde. En lugar de dejar que esto ocurra, tómate un día a la vez.

4. No puedes memorizar todo

Será casi imposible que memorices todo lo que necesitas saber para tu próximo examen. La escuela de enfermería está cargada de conceptos que necesitan ser entendidos y aplicados a las preguntas. La memorización sólo te llevará hasta cierto punto en la escuela. Si realmente quieres sobresalir en tus clases, es importante que entiendas completamente el material.

5. Conoce tu estilo de aprendizaje

Cada persona aprende y estudia de forma diferente. Es crucial saber cuál es tu estilo de aprendizaje para tener éxito en la escuela de enfermería. Algunas personas aprenden mejor leyendo el libro, mientras que otras consideran que esto no es útil. Si no sabes cuál es tu estilo de aprendizaje, piensa en una ocasión en la que hayas sacado una muy buena nota en un examen, e intenta recordar cómo estudiaste para ello.

6. Haz descansos programados

Es importante que hagas descansos cuando estés estudiando para que el tiempo que pases estudiando sea productivo. Intenta utilizar la regla 30-5. Esto significa que por cada 30 minutos que pases estudiando, toma un descanso de 5 minutos. No es necesario que te tomes un descanso cada 30 minutos, pero no pases más de 90 minutos sin darle a tu cerebro la oportunidad de relajarse y refrescarse.

7. Mezcla

Lo más probable es que pases mucho tiempo revisando el material de clase. Mezcla tus métodos de estudio para ver el material desde un ángulo diferente. Si te limitas a hojear tus apuntes, puede que al llegar al examen te des cuenta de que no conoces el material tan bien como creías.

Esto se debe a que no estás desafiando a tu cerebro para que vea los conceptos de una manera diferente. Intenta reescribir tus apuntes, hacer tarjetas de memoria o incluso hacer dibujos que te ayuden a recordar la información.

8. Forma un pequeño grupo de estudio

Formar un grupo de estudio puede ser beneficioso de muchas maneras. El grupo puede servir para discutir conceptos difíciles, intercambiar apuntes que se hayan perdido en clase y hacerse preguntas antes de un examen. No todos los grupos de estudio son productivos, así que asegúrate de elegir bien a los integrantes de tu grupo. Puede que no sea la mejor idea elegir a tus amigos más cercanos, porque puedes pasar más tiempo socializando que estudiando. Mantén el grupo pequeño con 3-4 personas.

9. Sé flexible

Puede que te lleve algún tiempo encontrar un método de estudio que te funcione. Si pruebas algo nuevo y no te acaba funcionando, ¡no pasa nada! Piensa por qué no ha funcionado. ¿Quizá porque no le has dedicado el tiempo suficiente para que tenga éxito? O tal vez no era la forma correcta de estudiar para ti. Sé flexible y sigue probando diferentes métodos de estudio hasta que encuentres la combinación perfecta que te ayude a obtener las notas que deseas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *