La Diezma, el parche que rompe fronteras